Fragmento de un libro que jamás escribiré #5


Aquella  Noche

- Espera
- ¿Qué?
- En serio me gustas
- De acuerdo

Su rostro y su voz habían cambiado en cuestión de segundos desde que salimos de su casa. Me tomo de la cintura y me acerco a él.

- Tú me gustas
- Suéltame.- Me veía a los ojos y yo desviaba la mirada, por fin, me soltó.
- Hasta Mañana.

Me fui de su casa, este chico era un misterio. 


En cuanto llegue a Casa papá me pregunto dónde había estado

- Estaba en casa de un amigo, haciendo tarea
- ¿Tienes hambre?
- No, su mamá nos dio de comer. Voy a bañarme.
- Maya
- Si papá
- Deberías hablar con tu hermana. Desde que llego a estado encerrada en su cuarto.

Uno pensaría que por ser la menor debería ser yo la que cause problemas pero la más inestable era mi hermana de 18 años, Aremi. Me bañe y luego fui a su habitación.

- Aremi
- Mabel.
- ¿Estás bien?
- No
Comenzó a llorar.
- ¿Qué ocurre?
- Abrázame

La abrace porque mi hermana era así, tenía etapas como esta. Podía llorar por días enteros y luego ser la persona más feliz, no había mucho que hacer al respecto. Seguíamos abrazadas cuando Alberto toco a la puerta.

- Chicas, voy a ver una película con papá. ¿quieren venir con nosotros?
Yo respondí
- No, esta noche nos quedaremos en la habitación de Aremi. Noche de chicas.



No hay comentarios.:

Propiedad de Maluk. Con tecnología de Blogger.