Fragmento de un libro que jamás escribiré #3






Mayte.



En cuanto escuche esa voz supe que algo iba a ocurrir, quizás fue la manera en la que la chica lo llamo, como si algo dentro se hubiese roto. No había necesidad de que me lo dijesen, esa era su novia. 

Sebas se paró delante de mí, como si intentará protegerme. 

- Carla ¿Dónde has estado? ¿Por qué no has contestado mis llamadas?
- Necesitaba tiempo. ¿Ella es Mayte?
- ¿Cómo sabes de ella? Jamás te hable de..
- No hubo necesidad, todos en la universidad saben de ustedes. Entonces es ella
- Carla, déjame explica…
- No hay necesidad Sebastián. Nunca podré ser lo que fui hace tiempo para ti. Tuvimos nuestro tiempo, pero ya no es lo mismo. Eso he pensado, por eso me he hecho a un lado.
- Carla… Por favor, no quiero
- Lo sé. Sebastián. Lo sé. Sé que me quieres pero no como a ella.

La chica quería llorar eso era obvio, y yo estaba allí de pie, escuchando una conversación que no debería escuchar.  No sabía qué hacer.

- Y tú, Mayte, tengo algo que te pertenece.

Se acercó a mí, paso firme, toda una dama. Lástima que ya no podía contener las lágrimas que caían por su mejilla. 

- Lamento haberlo leído.

Me dio una hoja de papel, la tome y la abrace ¿Por qué? Su voz me rompió el corazón, seguramente el suyo ya estaba roto. 

- Está bien. No llores. Ni él ni yo valemos las lagrimas

Me abrazo más fuerte.

- Puedo ver  porqué él te quiere.

Entonces me soltó, dio media vuelta y se fue, sin mirar atrás una sola vez. 










Solo quiero mencionar que estoy escribiendo esta historia pero no planeo publicarla, esta es una pequeña parte. 



No hay comentarios.:

Propiedad de Maluk. Con tecnología de Blogger.